Ahora, un país más justo

No hay sociedad justa sin una fiscalidad justa. Por eso, las y los socialistas no concebimos otra manera de reforzar el estado del bienestar y de prestar servicios sociales universales sin que contribuyan en mayor medida quienes más capacidad económica tienen. Así que nadie se llame a engaño, porque si queremos levantar un dique de contención frente a las derechas que proponen desmantelar el estado del bienestar, debemos ir a votar el domingo y hacerlo por el PSOE. Sólo así tendremos un Gobierno fuerte encabezado por Pedro Sánchez y que edifique un país con mayor justicia social.  

En todos los países de nuestro entorno político y cultural contribuyen más quienes más tienen, un esfuerzo que hace posible prestar los servicios públicos de calidad que reclama la ciudadanía. Por esa razón, nos comprometemos a converger paulatinamente hacia el promedio de recaudación de la Unión Europea, que es más elevado que el nuestro y es lo que hace que disfruten de algunos servicios que ya desearíamos para nosotros. Para ello, reforzaremos la progresividad del sistema fiscal —yo prefiero llamarla solidaridad fiscal—, incrementando la aportación de las grandes empresas y de los contribuyentes de ingresos más altos y con mayores patrimonios. 

Las y los socialistas aprobaremos una Ley contra el Fraude Fiscal para prevenir y combatir las nuevas formas de evasión, aumentaremos los activos de la Inspección de Hacienda, y lucharemos contra los paraísos fiscales. Del mismo modo, si los españoles nos dan su confianza, el próximo Gobierno aprobará un plan sobre regeneración democrática, incluyendo una Ley integral de lucha contra la corrupción que contemple la protección del denunciante. También diseñaremos la política fiscal con sensibilidad a los objetivos medioambientales, que desincentive la contaminación y contribuya a la transición ecológica de la economía.

Pero así como pelearemos por conseguir más ingresos evitando el fraude y consiguiendo que todos aporten al estado del bienestar, también reforzaremos los instrumentos de evaluación del gasto y las políticas públicas para mejorar la eficiencia en la gestión, reorientando los recursos públicos hacia aquellas políticas prioritarias y aumentando así el impacto económico y social de los presupuestos. Del mismo modo, proseguiremos el proceso de reducción del déficit y la deuda pública, de forma compatible con el mantenimiento del crecimiento económico, con el fin de garantizar la estabilidad financiera, la justicia intergeneracional y la sostenibilidad a medio y largo plazo de nuestra economía. 

Ahora, ni un paso atrás en fiscalidad. Para construir un país así, aspiro ser senador de Lanzarote y La Graciosa. #AhoraEspaña

Manuel Fajardo Palarea, candidato del PSOE al Senado por Lanzarote y La Graciosa.